BUSCA TU PLATO o INGREDIENTES PREFERIDOS AQUI

publi2

CALENTAO PAISA PAL' DESAYUNO


Hoy les presento una varidad de Calentao, el PAISA, si tienen otro por favor enviarlo y lo publicamos.

Este calentao es tomado de: www.chispaisas.info escrito por Jorge Murillo Yepes, visiten esa pagina para que conozcan muchas cosas de los paisas!!

No hay fuerza en este planeta que pueda hacer permanecer en la cama a ningún ser humano cuando desde la cocina empiezan a danzar invitadores por los corredores y alcobas hogareños los aromas mañaneros del Calentao, integrante mayor y esencial de un verdadero desayuno Paisa. Desde muy temprano ya está la Doña de la casa amasando arepas delgaditas y preparando la agüepanela para el cacaito de bola en taza de peltre.

De la olla del sancocho extrae y pica en pedacitos la yuca, la papa, el pl{atano verde, la carne de punta de anca, las presas de gallina y hasta los huesos de marrano que desde el día anterior han sido preservados para que transformados con amor en vianda matutina y mañanera le den el inicial impulso diario de exquisito sabor y tremenda energía a toda la familia. Unta generosamente la sartén de hierro con manteca de cerdo o mantequilla de vaca negra y al fuego medio sofríe los manjares trasnochados, a los que revuelve lentamente para mezclar sus individuales exquisiteces con el arroz seco blanco. El crujiente sonido del proceso de freído aumenta y al fondo de la sartén se adhiere una parte de la mezcla, para conformar el pegao, ese manjar para semi-dioses que un poco más tarde será; disputado por los niños y los no tan niños de la casa.

El mismo procedimiento general es seguido como gloriosa variación con la reserva de la olla de los frisoles con o sin coles, plátano maduro, vitoria, garra de cerdo, tocino, zanahoria, junto con arroz y hasta trozos de chorizo y chicharroncitos.
La sublime Trilogía mañanera en cualquier casa Paisa que se respete es, pues, Cacao con agüepanela en taza grande, arepa delgadita untada con mantequilla, rociada con sal, una tajada de quesito y una generosa porción de Calentao.
Y que ni puelputas pues, a nadie se le vaya a ocurrir llamar al delicado platillo...
¡Sobraos!

Un Paisa que corriendo detrás de un globo se salió del país, y cuando se dió cuenta ya estaba en una isla llena de negritos, se amañó tanto, que ahora lleva un cuarto de siglo pelando cocos con los dientes para mandarle al camarada Chavez que ese si sabe hacer Calentaos.

Entradas populares